Categories

Archivos

El miedo a la muerte

Y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre.

Hebreos 2:15.

La pandemia de la COVID-19 nos demostró a todas las edades la realidad de la muerte; pero gracias a Jesús, puedes vivir con la esperanza de la resurrección. El cementerio se convertirá en un lugar de gozo, de risas y celebración.

Canta con Isaías: “Pero tus muertos vivirán; sus cadáveres volverán a la vida. Los que ahora habitan en el polvo se despertarán y cantarán de alegría, porque tú eres como un rocío de luces, y la tierra dará a luz a sus muertos” (Isa. 26:19, RVC). No permitas que el temor a la muerte te frene la vida.

Hay quienes viven con miedo el presente, ven con miedo el futuro, enfrentan la vida con miedo y esperan la muerte con miedo. Cristo destruyó por medio de la muerte al que tenía el dominio sobre ella, al diablo (Heb. 2:14).

La palabra griega traducida como “destruyó” es katargeō, que significa: desempleó, desactivó, hizo inefectivo, privó de fuerza, influencia o poder, puso fin, anuló, abolió, desapareció, acabó.19 Esto le ocurrió a Satanás cuando Jesús lo venció en la cruz. Quedó sin fuerza o influencia sobre la muerte. Su poder sobre la muerte quedó inefectivo, anulado, abolido. Es un enemigo vencido, derrotado por la sangre de Cristo.

La vida no puede ser llamada vida si la vives con miedo a morir. Te haces esclava en vida. Hay muchas fábulas sobre qué hay después de la muerte. Pablo las tuvo presente cuando escribió el texto de hoy.

Por ejemplo, los gentiles no creían en la resurrección y cargaban un gran temor por la muerte, sin esperanza más allá de la tumba. Es mucho mejor considerar la muerte como lo que es: un descanso, un sueño, un paréntesis entre la vida y la resurrección.

Satanás no puede retener los muertos en su poder cuando el Hijo de Dios les ordena que vivan. […] En su palabra, todo nos es ofrecido. Si la recibimos, tenemos liberación. […] “Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor”.

Tales son las palabras de consuelo con que él nos invita a que nos consolemos unos a otros (DTG, pp. 286, 287).

19Blue Letter Bible, Lexicon: Strong’s G2673 – katargeō, en https://www.blueletterbible.org/lexicon/g2673/rvr60/tr/0-1/, consultado en marzo de 2022.

ARSENIA FERNÁNDEZ-UCKELE es teóloga, educadora, especialista en familia y desarrollo infantil. Ha sido misionera en África, Cuba, Argentina, Venezuela y Colombia. Actualmente se desempeña como profesora de castellano en Toledo, Ohio. Es anciana y tesorera de su iglesia local. En su tiempo libre graba programas para la televisora local en Estados Unidos, Venezuela y varias emisoras cristianas. Predica y presenta seminarios en reuniones de damas.