Categories

Archivos

Apenas seis pasos

Devocional adventista para la mujer 2022

Cuando los hombres que llevaban el arca del Señor dieron apenas seis pasos, David sacrificó un toro y un ternero engordado.

2 Samuel 6: 13, NTV

El primer acto oficial de David como rey de todo Israel, fue llevar el Arca del pacto a Jerusalén. Sin embargo, su primer intento terminó con una catástrofe: la muerte de Uza. David, entonces, decidió dejar el arca en la casa de Obed-edom, un levita. Durante los tres meses que el arca estuvo allí, David tuvo tiempo de reflexionar en lo que había sucedido, e investigar cómo debía ser transportada el arca. En su segundo intento, David obedeció las instrucciones específicas de Dios, haciendo que los levitas cargaran el arca en hombros (Éxo. 25:12-15).

Entonces, la Biblia nos dice: “Cuando los hombres que llevaban el arca del Señor dieron apenas seis pasos, David sacrificó un toro y un ternero engordado” (2 Sam. 6:13, NTV). Apenas comenzó la procesión, David se detuvo para agradecer. Él no esperó que llegaran a Jerusalén, o que estuvieran a mitad de camino. Apenas los levitas dieron seis pasos, él se detuvo para honrar a Dios. Algunos comentadores bíblicos creen que David ofreció un sacrificio cada seis pasos, durante todo el camino a Jerusalén. Otros creen que los “pasos” representan distancias. Es decir, que David ofreció sacrificios a medida que llegaban a ciertos puntos del camino. Aunque no hay consenso en este punto, queda claro que David demostró su gratitud a lo largo del camino.

¿Cómo podemos detenernos para agradecer a Dios a lo largo del camino? ¿Cuáles son los seis pasos en tu rutina diaria después de los cuales podrías detenerte para recordar la bondad de Dios? Mi amiga Anne puso recordatorios en su teléfono móvil para detenerse a orar a lo largo del día. Cuando la alarma del recordatorio suena, ella hace una pequeña pausa de solo unos segundos para orar y agradecer a Dios. Otra amiga usa el estrés y la ansiedad como un recordatorio. Cuando siente que se está estresando y su corazón comienza a latir con más rapidez, hace una pausa para respirar profundamente: inhala gratitud y exhala ansiedad.

En su libro Choosing Gratitude [Escoger la gratitud], Nancy Leigh DeMoss reflexiona: «Un hombre o una mujer agradecidos serán como una bocanada de aire fresco en un mundo contaminado con amargura y descontento. Yuna persona cuya gratitud sea el resultado y la respuesta a la gracia divina, demostrará el mensaje del evangelio de una manera atractiva y convincente”. Apenas des seis pasos hoy, ¡acuérdate de agradecer!

Señor, perdóname por olvidarme de tu bondad y no agradecerte tanto como debiera. Hoy, a lo largo del camino y aun antes de llegar a destino, quiero hacer pausas para agradecerte.

Vanesa Pizzuto es licenciada en Comunicación Social por la Universidad de La Matanza, Argentina, y tiene un máster en Educación por la Universidad de Hertfordshire, Inglaterra. Es la autora de la serie de cuentos bilingües Amancay, publicada por este mismo sello editorial, así como de numerosos artículos. Trabajó como docente y como presentadora de radio para Radio Adventista de Londres. De nacionalidad argentina, Vanesa vive en Inglaterra.