Categories

Archivos

Ningún bien nos faltará

Lecturas devocionales para jovenes 2022

Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

Salmos 34: 10, RV95

Después de la presentación del mensaje de aquella noche, se acercó a mí pidiendo que la escuchara. Me contó que un día su padre salió temprano a trabajar y dijo que regresaría para la cena, pero nunca más volvió. Por eso, a ella y a su mamá les tocó trabajar durísimo para sacar adelante a sus dos hermanos menores. No obstante, un día, su mamá salió para el trabajo y tampoco regresó, los había dejado solos. Ahora el trabajo se le duplicó.

—He trabajado para mis hermanos todos estos años, y la vida se me ha ido pasando. No he hecho nada para mí. Ya ellos terminan sus estudios y ahora quiero ocuparme de mí misma —me dijo.

Y acto seguido, me compartió sus planes: quería ir a la universidad, estudiar una carrera, conocer a un joven cristiano y casarse.

Llegó a la ciudad donde se encuentra la universidad y comenzó a trabajar con una compañía de seguros. Se matriculó en la carrera de sus sueños y comenzó a poner en práctica su proyecto de vida. Cada vez era más difícil mantenerse en los dos frentes, pero hacía ingentes esfuerzos para sostenerse. Durante unas vacaciones decidió ir a trabajar a otra ciudad para conseguir los recursos del semestre. Efectivamente, ganó suficiente para pagar la universidad y para su manutención. Cuando venía de regreso asaltaron el bus, y a todos les robaron sus pertenencias. Sus sueños se estaban haciendo añicos. Al regresar, fue a mi oficina y lloró como nunca, pero la consolé diciéndole que el momento más oscuro del día es cuando está a punto de amanecer. Después de llorar, se arregló, se colgó una sonrisa en el rostro y salió a luchar.

En aquellos días llegaron a la zona unos misioneros a servir en la universidad. En un evento de la oficina, la señora misionera conoció a mi joven amiga y fue amor a primera vista. Esa madre vio en aquella joven a la hija que nunca pudo tener y la adoptó. Luego le presentó a su otro hijo soltero, y se casaron. En un abrir y cerrar de ojos la vida le dio un vuelco. A partir de allí tuvo todo lo que se propuso. Porque los jóvenes que buscan al Señor no tendrán falta de ningún bien. El mensaje de @Dios para ti hoy es: «Aunque todo luzca oscuro, yo estoy a tu lado. ¡Sigue luchando!».

Edgar Redondo Ramírez nació en Santa Marta, Colombia. Ha servido como pastor y dirigente de la iglesia en Colombia durante más de 38 años, actualmente es el presidente de la Unión Colombiana del Norte. Le gusta leer y pasar tiempo con su familia. Está casado con Sara Polo y juntos tienen cuatro hijas: Paola, Stephanny, Angelie y Sharon; y una nieta: Abigail.