Categories

Archivos

Fidelidad ordinaria

Devocional adventista para la mujer 2022

Si son fieles en las cosas pequeñas, serán fieles en las grandes, pero si son deshonestos en las cosas pequeñas, no actuarán con honradez en las responsabilidades más grandes.

Lucas 16: 10, NTV

Nuestra cultura está tan obsesionada con la fama, que cualquier cosa que no se publique en las redes sociales nos parece intrascendente; casi una pérdida de tiempo. Sin embargo, son los pequeños actos de fidelidad ordinaria los que forjan nuestro carácter. Pagar los impuestos, limpiar la casa, cuidar a los niños… No vamos a salir en las revistas por hacer esto. Sin embargo, estos actos tienen una importancia que comprenderemos completamente recién en el cielo.

La primera vez que leí el poema de Elise Hurd “The Little Lunch Maker” (algo así como “La humilde ama de casa”), me impactó su sabiduría y su capacidad para ver la dimensión espiritual en las tareas cotidianas. Hoy quiero compartir este poema contigo. Es mi propia interpretación al español y espero que te inspire tanto como a mí.

«Todo comenzó porque se levantaron de la cama. Alguien puso los pies en el suelo: un acto de fidelidad ordinaria. Alguien decidió hacer una tarea que nadie nota ni celebra: amasar cinco hogazas de pan; solo un pequeño almuerzo, un acto completamente ordinario de fidelidad. Alguien decidió traer todo lo que tenía, ridículo en comparación con la necesidad, y ponerlo en las manos de Jesús. Entonces, Jesús usó la ofrenda de la humilde ama de casa para alimentar a miles y miles, con canastas de comida que sobraron, y resaltar su habilidad. Me pregunto: ¿Estaba presente la humilde ama de casa? ¿Fue ella testigo de cómo el gran Creador demostró su amor y poder en ese milagro multitudinario? […] Al preparar un almuerzo después de ese día, ¿lo vio de la misma manera, o reconoció el potencial aun en este pequeño acto de fidelidad en las manos de Dios? Pido a Dios que hoy te sientas animada, humilde ama de casa moderna, sabiendo que tus actos de fidelidad ordinaria son más importantes de lo que crees. Sigue poniendo tus pies en el suelo y tus manos en las tareas cotidianas. Porque la fidelidad ordinaria es la materia que Dios usa para hacer milagros”.

Hay una gloria oculta en los pequeños actos de servicio a los demás, en la rutina. Solo el cielo demostrará lo que Cristo puede hacer con tu fidelidad ordinaria.

Señor, no hay tarea que sea tan pequeña que tú no la notes. Todo acto de fidelidad es un acto de adoración. Ayúdame a ver la dimensión espiritual de mis tareas cotidianas y a servirte de todo corazón.

Vanesa Pizzuto es licenciada en Comunicación Social por la Universidad de La Matanza, Argentina, y tiene un máster en Educación por la Universidad de Hertfordshire, Inglaterra. Es la autora de la serie de cuentos bilingües Amancay, publicada por este mismo sello editorial, así como de numerosos artículos. Trabajó como docente y como presentadora de radio para Radio Adventista de Londres. De nacionalidad argentina, Vanesa vive en Inglaterra.